poesía

Nunca

Me prometí no ahondar en las heridas, las extremidades rotas, los pozos sin fondo.

Prometí también no regalar sonrisas, ni mucho menos caricias.

Tampoco abrazos.

Me prometí, como quien pronostica la verdad, querer a quienes me quisieran, y derramar a quienes no.

Me lo propuse,

pero jamás lo cumplí.

Porque cuesta no querer a quienes se hacen hueco.

Nadie avisa cuando llega,

ni cuando marcha.

Porque nadie anuncia su traición,

ni sus espinas clavadas mientras duermes.

Porque fui humana y dejé entrar en mi vida a quienes ni siquiera

me consideraron en la suya.

Pero no me arrepiento, ni lo haré.

Nunca.

Nunca me podría arrepentir de querer con todos los órganos sobre la mesa,

con todas las esperanzas puestas a ciegas.

Pero me pediré perdón, por querer más de lo que debía.

Por pasarme de humana y confiar en las manos que me aseguraban

acolcharme la caída.

Me pediré perdón, por el dolor, por humana que no deja cicatrizar sus heridas.

Ahora lo sé.

Nunca se confía en-de quien se huye.

Anuncios

2 comentarios sobre “Nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s