poesía·reflexiones

Paula o cactus

Paula significa debilidad, mujer pequeña en la definición etimológica.

Y es irónico, muy irónico.

Lucho contra el mundo, contra todo lo que nos pueda achantar. Lucho contra todo lo injusto, con púas, con esporas, con rabia. Puedo seguir un fin hasta el final, sin caerme, aunque tropezando, sin justificar los medios. Soy constante, y lucho con toda la fuerza que puede tener un cactus que no riegan y lucha por sobrevivir en el desierto, su habitat.

Sí, sin duda alguna, soy un cactus. Llena de espinas, de esporas, de pinchos que apuntan y clavan a quienes se acercan, pero que en cuanto los muto, no dejo de ser un ser indefenso, débil, pequeña, a pesar de mi altura y complexión nórdica, incapaz de herir a nadie.

Nunca me lo había planteado tan esquemáticamnte. Pero mi dulzura es como la savia o el peyote que brota cuando se rasgan, rajan, rompen. Como yo y mis heridas, siempre intentando camuflarlas, e intentando que el mundo no consiga averiguarlas para beberse todo el líquido que me brota, todo el ser que albergo dentro.

Soy la coraza dura del cactus, a la vez que la superficie blanda cuando ya no hay esporas. Entiendo, por tanto, que mi nombre no es más que una de las tantas acepciones que albergo, y que sólo basta con comprenderme, para no pincharse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s