Canto al aire, guerra e insumisión

Canto al aire, guerra e insumisión debería ser el lema de quienes caminamos por las noches solas sin necesidad de guardaespaldas, por si nos violan.

No hay mujeres mal vestidas ni mal peinadas.

No hay mujeres feas ni tampoco muñecas.

No hay mujeres que deban ser juzgadas por apariencia, ni siquiera hay mujeres que merezcan ser juzgadas con prejuicios.

Somos el gusto por el pelo morado, o negro, o rosa, o rojo.

El gusto por las faldas cortas, muy cortas, largas, extra largas.

Las ganas de follar a destiempo, a todas horas, nunca, o ni pensarlo.

Somos asexuales y somos heteros, bis, homos, trans… somos lo que queramos ser, y no lo que nazcamos. Porque ahora, ni siquiera podemos confiar en lo que nos decían que eramos al nacer, porque ni siquiera, eso, tan natural como la vida, es fideligno de lo que podamos sentir.

Somos corazas y somos alegría extrovertida tocando a todas las puertas.

Las ganas de comernos el mundo, o las de permanecer en casa en el anonimato. De estudiar o trabajar, o no hacer nada, o tener sexo por dinero. Somos el trabajo que queramos escoger, dentro de la legalidad, dentro de lo que queramos ser.

Como personas, como humanas, hechas para vivir y no únicamente para existir.

Porque no albergaríamos peor sentimiento que el de acabar un beso sintiendo que no hemos tocado piel, como el de pasear bajo la lluvia como si no nos hubiéramos mojado, como el de respirar, sin haber inhalado el aire.

Tan lógico la lógica de lo que podemos frente a lo que quieren que podamos ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s