poesía

Comunicación o barbarie

¿Nos estaremos volviendo obsesos?

Quizás obesos

de información ajena, 

de vidas que no nos corresponden. 

Qué hacen, qué beben, qué dicen, dónde están, hora, día, con quién, cómo, lejos, cerca, bonito, feo…

Controlismo de la felicidad ajena más que la propia, preocupación por la vida de los otros, de gente que conocemos, de la que hemos oido hablar pero con la que nunca hemos hablado, de la que ni hemos visto en la vida más allá que en redes, o de la que detestamos con todo nuestro ser.

Y no radica la necesidad de saberlo todo a cada segundo. No literatura, ni cultura. 

Sus vidas, sólo nos interesan sus vidas.

Las paredes me atrapan cuando me exigen contestar en whatssap, con la presión de cada me gusta, con el ojo avisor de cada seguidor. 

El mundo me asfixia por tener que publicar mis horas para hacer ver que sí, tengo vida. Porque si no… Cuán miserable eres que no tienes qué publicar.

Si soy menos por un número, lo prefiero así, a ser más por tener todo con cimientos de cartón piedra.

Anuncios

2 comentarios sobre “Comunicación o barbarie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s