Crítica·reflexiones

Apariencias

No soy analista de mercado, ni he estudiado nada de marketing pero, desde mi perspectiva como filóloga (aunque aún no titulada, me considero como tal), vengo a hablaros de las tapas de los libros, de las ediciones, del formato y, para mí, su significado.

¿Cómo revalorizar un clásico? A menudo lo pienso.

Ante personas o lectores que no aprecien los textos que han supuesto un hito en la historia literaria será preciso renovar el modo en el que les llegen, en el que en una librería capten la atención, o no.

Soy consciente -como escritora que un día quiere llegar a ser reconocida-, que vale más una portada que un contenido -bueno, si se incluyen las dos cosas de un modo armónico, es algo insólito-. Y es que, hasta hace un tiempo, las editoriales se centraban en trabajar el contenido más que la apariencia de éste, grave error. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que poco va a importar el título o lo que albergue dentro ante una persona que vague por la librería en busca de algo que pueda llamarle la atención. Es preciso tener en cuenta que en este análisis no se deben incluir los que, como yo, vamos con los títulos apuntados en las notas del móvil o en un papel -aunque para qué negarlo, siempre me dejo llevar por alguna tapa bonita-.

De modo que, puede tratarse del mismísimo Lorca, del mismísimo Cervantes, de Nabokov, de Galeano, de Edgar Allan Poe, de Catulo, de García Márquez, de Cortázar de … de quien quiera en quien penséis cuando se habla de literatura digna de leer a lo largo de nuestra vida, que si la apariencia del libro no es lo suficientemente buena como para atraer a estos lectores, no llegará a tanto público.

Es así como, últimamente encontramos muchas editoriales que apuestan por clásicos renovados. Es así como vemos Cien años de soledad de García Marquez en una edición cuidada, trabajada, ilustrada con delicadeza, y de calidad. O encontramos todos los relatos de Cortázar en una edición de bolsillo llamativa pero clara.

Personalmente, los que más me llaman la atención son los que son entendidos como “coñazo” en los lectores comunes pero que las editoriales han sabido editarlo del modo en el que pueda causar interés.

Mi presupuesto no da para mucho, y para no buscar fotos en internet y colgarlas aquí como super lectora, sólo mostraré mis propios ejemplares.

Bodas de sangre, de Federico García Lorca es una de mis obras de teatro favoritísisisisisimas. No os imagináis lo que me transmite, el transfondo que consigo ver cada vez que la leo, y siempre una lectura es diferente a la anterior, y esta a la otra anterior, y sucesivamente.

Pero es cierto que las ediciones de Cátedra cansan, y es curioso que yo, estudiante de Filología, diga esto. Pero estas ediciones albergan más pie de página que texto de la propia obra, y además en la mayoría de los casos estas anotaciones que supongo todos conocerán y detestarán, a veces son más incordio que ayuda (dependiendo de la obra, claro). Por ello, cuando vagando por la librería en busca de maravillas en las que gastar mi poco presupuesto, encontré esta maravilla:

Una obra tan clásica, tan leída y tan renovada. De un grosor apto para leerlo en una tarde, no alberga introducción, ni tampoco apéndice, ni mucho menos notas al pie. Pero, ¿para qué? Es decir, quienes deciden leer Bodas de sangre o bien: ya conocen a Lorca, o bien: no lo conocen pero pretenden leer algo de él para conocerlo. Buscar biografías es muy fácil en internet, y también hay manuales a mansalva donde encontrar la vida y obra de cada autor, por tanto, me gusta cómo esta edición se molesta en ensalzar la obra para que sea esta lo que llegue y enganche a su vez hacia el autor, de la forma más cómoda posible. Como véis, el formato de letra, el interlineado, los márgenes, el tipo de letra -sobre todo- y la inexistencia de notas al pie hacen que leer Bodas de sangre sea un placer duplicado.

 

También encontré esta maravilla, en una de esas ocasiones en las que vago en busca de regalos, pero que al final, me han sido retornados como legado, y creánme, no es agradable. Pero aquí está:

¿Quién pensaría que Romancero Gitano de Lorca tendría tanto interés en una sola portada? Llamadme loca, pero encierra un gran enigma la portada, sobre todo el tamaño, manejable, de tacto rugoso pero agradable, y sobre todo, se nota que hay un trabajo de renovación tras este formato. La letra que compone esta edición finge haber sido escrita a máquina, y es tan bonita en sí la edición que la llevaría a todos lados. También está libre de apéndices, de introducciones, prólogos… que tanto odiamos los de filología.

 

En esta línea de clásicos, incluyo a mi querida Simone de Beauvoir, no sé que sería del Feminismo sin El segundo sexo. Aquí, encontré de nuevo una forma de rehabilitar a los clásicos. Una obra que no es de agrado para todo el mundo, pues debes decidir introducirte en Feminismo o conciencia de género para leerla, es una obra densa, una obra que se asemeja más bien a un manual de feminismo, pero que Feminismos ha sabido recuperar.

Sin embargo, sacaría algunas pegas. Aunque a simple vista la portada llama la atención por ser tan sumamente clara y quizás no dejar nada a las interpretaciones planas, el formato de la obra -ya en las páginas- es algo complicado de leer, pues son páginas tan finas que rozan lo traslúcido, y es un estilo de letra con un interlineado muy bajo. 

Sin embargo, goza de una corrección lingüística digna de admirar y de gran conocimiento en el uso de las citas. Además, incluye un prólogo, bastante acertado a mi parecer, sobre el impacto que supuso y supone la autora. Eso sí, no es fácil de transportar.
 

En lo que respecta a la poesía, os presento un fetichismo filólogo mío. Catulo para mí tiene un interés especial, además del cariño que le guardo por haberlo trabajado en concreto en una de las asignaturas más interesantes, y por albergar tanto significado su poesía en sí. Entiendo que no es un autor que todo el mundo conozca, ni que tampoco a todo el mundo le guste. Pero os invito a hacerlo y a buscar sobre su vida. 

Esta edición la encontré cuando también encontré la misma de Sylvia Plath, aunque yo iba buscado a Safo de Lesbos. Pero me fascinó el modo en el que se conjuga tradición latina y contemporaneidad en esta edición. Sin duda, la editorial sabe como hacerlo. Con una portada sencilla pero adecuada a cada obra, nos presenta una pista de lo que la poesía de Catulo supone para la historia y para la literatura. Además, permite leer el original en latín y la traducción actual, cosa que valoro mucho. Por ello, estoy segura de que parte de mi presupuesto para libros irá destinado a estas ediciones.

Finalmente, en lo que a novela se refiere, os hablaré de Ray Bradbury y Fahrenheit 451. De las ediciones que recuerdo tener estas son las que destacaría:

Por un lado una de bolsillo y por otro una clásica de tapa dura labradísima. 

En la de bolsillo me siento muy inmersa pues fue la primera que leí. Con una corrección ortográfica un poco justa, pero con sencillez en el formato, con una introducción sobre el autor y sus obras, así como con un final de ejercicios y análisis psicológicos y filosóficos muy interesantes, fue con lo que me terminó de conquistar la edición.

En cuanto a la versión más clásica, fue un regalo, y me encantó. Acertó de lleno al regalarme a uno de mis favoritísimos de la novela distópica, aunque la edición es fiel a la época en la que fue publicada la novela, supongo. No alberga nada más que un índice final y la obra en sí. Aunque con un formato bien sencillo y ameno para la lectura, así como una tipografía clara.

Elegiría a ambas ediciones dependiendo del momento y de la forma en la que me apeteciera leer, pero quizás recomendaría encarecidamente la primera opción para todos aquellos que se adentren en la creación de Ray Bradbury.

Añadiría una última novela, Lolita de Nabokov. Una novela inquietante cuanto menos, rompedora, que ha sido renovada y, gracias a esto, muy difundida, con una bonita y acertada portada:

 

 

Y esto es todo. Lógicamente podría mostrar mucho más libros pero mejor ser concisa que excederme por pesada. 

Espero que os haya gustado o al menos, haya conseguido que leáis a estos grandes.

 

PD: No he comentado la bibliografía completa porque se muestra la editorial de un modo muy claro en las fotos. 


Seguidme en mis redes sociales:

instagram                       facebook-letter-logo-in-a-square-hand-drawn-outline_318-52041

 

 

 

 

Anuncios

8 comentarios sobre “Apariencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s